BLOW-FILL-SEAL SOLUTIONS

BLOW-FILL-SEAL SOLUTIONS

Las instalaciones bottelpack de Rommelag son capaces de fabricar hasta 34 000 recipientes a la hora con las formas y las mezclas de plástico más diversas, llenando volúmenes de entre 0,04 y 10 000 ml, de forma aséptica y teniendo en cuenta todos los reglamentos farmacéuticos aplicables. Suena bien, ¿verdad? Sin duda, y así lo creen también nuestros clientes, que disfrutan de la flexibilidad, la precisión, la fiabilidad y las posibilidades prácticamente ilimitadas de la tecnología BFS.

BFS: estéril de cabo a rabo.

Cada proceso de BFS comienza con la extrusión de un tubo de polímero estéril directamente en el interior de la instalación. A continuación, el recipiente se moldea, se llena, se sella y se desmoldea, todo ello en un único proceso, dentro de un sistema cerrado y sin necesidad de ninguna intervención externa. Así se evita una costosa logística y largos procesos de limpieza y esterilización de recipientes prefabricados.

Todos los procesos de llenado, incluido el sistema de dosificación, están concebidos teniendo en cuenta el CIP/SIP. Esto significa que todas las líneas que conducen el producto son limpiadas, esterilizadas con vapor presurizado y secadas con aire pasado por filtros estériles, todo ello mediante programas automáticos. Esto convierte a la tecnología bottelpack  en el método de llenado aséptico más seguro.

EL PROCESO BLOW-FILL-SEAL

El recipiente se sopla, se llena con el producto y se cierra de forma segura. Todo ello en un único proceso. Descubra todas las ventajas en este vídeo.

Extrusión

Extrusión

El tubo de plástico extruido a partir del granulado se alimenta al molde de soplado abierto.

Moldeado

Moldeado

El molde principal se cierra sellando el fondo durante el proceso. La unidad de mandril se coloca sobre el cuello del molde y sopla aire comprimido en el cuello para convertir la sección de tubo en el recipiente. Los recipientes pequeños se moldean con vacío.

Llenado

Llenado

El recipiente se llena con la cantidad exacta de producto medida por el sistema de dosificación, de nuevo a través de la unidad de mandril.

Cierre

Cierre

Una vez retirado el mandril, se cierra la mordaza de la cabeza y mediante vacío se da forma al cierre deseado.

Desmoldeado

Desmoldeado

Se abre el molde de soplado, el recipiente sale de la instalación y comienza el ciclo siguiente. Un sistema de transporte conduce el recipiente a la siguiente fase de procesamiento.

LAS VENTAJAS DE LA TECNOLOGÍA BFS

  • Recipientes de plástico a prueba de rotura
  • Ideales para el llenado aséptico de líquidos y geles
  • Máxima seguridad gracias a las condiciones ISO de Clase 5 en el punto de llenado
  • Suministrado por el inventor y líder del mercado de la tecnología BFS
  • Con reconocimiento oficial como Advanced Aseptic System
  • Fabricación, llenado y sellado plenamente automatizados en un único proceso
  • Máxima fiabilidad en el proceso y el producto
  • Máxima precisión de llenado
  • Posibilidades prácticamente ilimitadas en cuanto a diseño de recipientes
  • Personalizable en cuanto a usos y formas de dosificación diferentes
  • Diseño modular para una separación sencilla entre las zonas gris y blanca de la instalación
  • Se necesita mucho menos espacio en comparación con el llenado convencional
  • Ejecución automática de los procesos de limpieza y esterilización necesarios
  • Y mucho más

DE SU INVENTOR... NO DE CUALQUIERA

Allí donde figura la palabra «bottelpack» se puede tener la certeza de una buena calidad sin concesiones procedente directamente del inventor de la tecnología Blow-Fill-Seal. Con lo mejor del arte de la ingeniería alemana y la proverbial precisión suiza nos aseguramos de que siempre salga de su instalación exactamente aquello que ha definido usted. Desde la ampolla más pequeña hasta el recipiente más grande. Prometido.